Perros mayores

    Como en los humanos, el sistema nervioso de nuestros animales mayores también sufre una senectud o envejecimiento que hará que vaya perdiendo capacidades:

    – capacidades visuales y auditivas: se ven reducidas poco a poco y a veces no nos damos cuenta de ello.

    – físicas: les cuesta más levantarse y se cansan más.

    – de aprendizaje: no es que no puedan aprender; aprenden pero cuesta más y hay que tener más paciencia con ellos.

    – Hábitos higiénicos: necesitan defecar y orinar con más frecuencia.

    – Adaptación a los cambios del entorno: nuevas personas, nuevos perros, cambios de casa, etc…

    Deberemos pues para facilitarle las cosas:

    – Anticiparnos a los cambios, acostumbrándolos de manera progresiva y dándoles tiempo a adaptarse. Los cambios siempre es mucho mejor de manera gradual. Si queremos introducir un nuevo perro en casa, habrá que buscar un cachorro que sea poco activo que los «agobie» poco y genere poca ansiedad en el más mayor. Si es macho mejor hembra y si es hembra siempre es mejor macho para que no hayan problemas de competitividad.

    – Mantener las rutinas diarias: ayuda a controlar los hábitos higiénicos y los ritmos día/noche. Mismas zonas de paseos, mismas comidas, misma zona de descanso, misma cama, etc…

    – Facilitaremos las necesidades básicas: alimentación, bebida, ejercicio, descanso, etc… Podemos poner olores según las habitaciones que les permitan saber donde están, poner diferentes texturas bajo los comederos y bebederos para que los puedan localizar con facilidad y no baje la cantidad de comida y bebida diaria consumida. En el caso de los gatos mayores podemos poner puntos intermedios para que puedan subir a sitios altos o poner más bandejas sanitarias. En los perros mayores también les puede ayudar poner rampas para acceder a sitios altos.

    – Estimulación física y mental: a través de la interacción con nosotros o con juguetes. Pueden ser juguetes que se rellenan de comida y que tienen que extraerla o simplemente que les permitan disfrutar de ellos. En los gatos puede ser muy útil poner baldas al lado de las ventanas, acuarios tapados, hierba gatera en juguetes, cajas de cartón para esconderse, juguetes de ratones o con plumas, etc…