Leisguard

    Ayer en una conversación con una persona que era la primera vez que venía a la clínica me pregunto acerca de un medicamento para la Leishmaniosis que le habían comentado unos amigos, pero que nadie más parecía conocer. Se lo expliqué y quedó entre sorprendida de que existiera tal cosa y enfadada porque su veterinario de confianza jamás se lo explicó. Y es que hay tanta información a cerca de fármacos nuevos y de novedades que es imposible contar todo lo que sabemos o nos llega a las manos. Saber que os interesa y qué no de manera individual. Pero como el objetivo de este blog es contaros cosas que creemos que son interesantes y arrojar un poco de luz sobre aquellos mitos y leyendas que circulan por ahí, nos hemos propuesto a lo largo de los días siguientes contaros cosas sobre la Leishmaniosis, que creo que es de las cosas que más os interesa y qué más desinformación hay.

    Empezamos con el Leisguard que quizás es lo más novedoso que hay frente a la Leishmaniosis. Este medicamento se trata de Domperidona, molecula que es usada en humana con otros fines totalmente diferentes al veterinario. La Domperidona, administrada durante 30 días consecutivos (se recomienda usarlo por la mañana) estimula la producción de una hormona que es la prolactina. Dicha hormona, estimula a su vez las defensas del animal en su vertiente celular. Este tipo de defensas son las más eficaces frente a la Leishmaniosis, de tal manera que conseguimos que el animal se haga más resistente a la enfermedad. Este jarabe es efectivo a partir del segundo día de administración y alcanza unos niveles máximos al cuarto día. Dicha estimulación del sistema inmunitario dura 90 días más, con lo que desde que comenzamos la administración del Leisguard conseguimos cuatro meses de protección. Para entenderlo bien, no evita que el animal se infecte, para eso están los antiparasitarios externos con efecto repelente frente a los mosquitos sino lo que hace es que el animal sea más resistente frente a la enfermedad mediante la estimulación de las defensas celulares específicas. Se consigue hacer a los perros que lo toman unas 7 veces más resistentes frente a la Leishmaniosis clínica. Se recomienda usar en el área mediterránea en los meses de Febrero-Marzo y Junio-Julio para proteger a los perros durante las épocas de mayor probabilidad de infección. De hecho algunos estudios independientes indican que la mejor opción para la prevención de la enfermedad es la combinación de un antiparasitario repelente de mosquitos combinado con el Leisguard, consiguiendo tasas de infección inferiores al 0.6% en zonas donde el porcentaje ronda el 20%.

    También es efectivo en las fases iniciales de la enfermedad o como tratamiento complementario al tradicional frente a la Leishmaniosis.

    Esperamos que os haya sido de utilidad y os iremos contando más cosas a lo largo de estos días de la Leishmaniosis. Recordaros como siempre que si tenéis alguna duda no dudéis en contactar con nosotros, estaremos encantados de resolverlas.

    leisguard